Terapia familiar--> Familias

Descripción

Los seres humanos somos seres relacionales, es decir, sólo podemos entendernos en relación con los demás, y el principal lugar donde aprendemos a hacerlo es la familia. Bajo la premisa de que no somos seres aislados y de que nuestro entorno nos afecta y condiciona, la terapia familiar empezó a desarrollarse en Estados Unidos en la década de los cincuenta después de que grupos de psicólogos y psiquiatras comenzaran a trabajar con las familias de los pacientes afectados por diferentes trastornos y comprobaran los buenos resultados. Este tipo de tratamiento llegó a Europa en los años setenta, y diez años después a España, donde ha ido creciendo hasta convertirse en un modelo de referencia. La base de este tipo de terapia sostiene que tratar de forma aislada a un paciente sin tener en cuenta su entorno resulta a menudo infructuoso, debido a que alrededor de esa persona se dan una serie de situaciones y factores, entre los que destaca la familia, que influyen en el mantenimiento, mejora o empeoramiento del problema inicial.

El enfoque sistémico constituye la base teórica de toda terapia familiar y desde este marco entendemos que la familia es un sistema y que por tanto, los miembros que lo componen están interrelacionados: cuando uno de ellos tiene un problema o síntoma, los demás también sufren las consecuencias y pueden colaborar en la solución. Se trata pues, de un enfoque relacional y por ello en la terapia familiar se trabaja junto con la familia para resolver tanto conflictos familiares, relacionales, como problemas, trastornos o conflictos de uno de los miembros de la familia. Siempre que afecta a todos, todos pueden colaborar en la solución.