Terapia individual--> Sexualidad--> Identidad sexual

Descripción

La identidad sexual suele intentar diferenciarse de la orientación sexual, en la que pueden darse individuos heterosexuales, homosexuales, bisexuales y asexuales. De igual manera que la orientación sexual, la identidad sexual no se puede elegir.

Equivocadamente, a veces se confunde la transexualidad con una homosexualidad extrema, es decir, como si una persona transexual amara tanto al otro sexo que acabara identificándose con él. Sin embargo, investigaciones en sexología de la Universidad Libre de Ámsterdam apuntan a que la identidad y la orientación sexual son hechos absolutamente diferentes, por lo que pueden darse personas transexuales con diferentes orientaciones sexuales. De hecho, hay estudios que indican que más de un 30% de la población transexual es homosexual o bisexual, muy por encima al 5% ó 10%, porcentaje que suele darse en la población no transexual.

Definición

La identidad sexual, también llamada identidad de género, se define como el sentimiento de pertenencia a uno u otro sexo, es decir, el convencimiento de ser hombre o mujer. Esta percepción hace que nos veamos como individuos sexuados en masculino o femenino, lo que desembocará en sentimientos, afectividad y comportamientos o conductas distintas y peculiares dependiendo de que nos identifiquemos con una identidad sexual masculina o femenina. No hay que confundir la identidad sexual (percepción de uno mismo como hombre o mujer), con la orientación sexual (atracción sexual hacia hombres, mujeres o ambos indistintamente).

La identidad sexual se define en los primeros años de vida, en la infancia, adquiriendo mayor fuerza en la adolescencia y pubertad. Sin embargo no se conocen exactamente las causas que definen que el niño adquiera una u otra orientación sexual.

Diagnóstico

El hecho de que la transexualidad esté incluida en las clasificaciones diagnósticas legitima el derecho a la asistencia sanitaria e impulsa y promueve la investigación. Sin embargo no son pocos, y aquí lo compartimos, los que desde posturas menos conservadoras y atendiendo a los grandes avances sociales

defienden la desaparición (exclusión) de esta entidad como trastorno al igual que sucedió en su momento con la homosexualidad.

La etiología de la transexualidad es aún desconocida y aunque en general se defiende una compleja interacción entre factores biológicos y ambientales, las últimas investigaciones continúan buscando una base fisiológica que convertiría precisamente a este trastorno en un estado intersexual.

Tratamiento

En BCNPsicologia no consideramos los problemas de identidad sexual como un trastorno mental sino como un estado intersexual que suele generar malestar significativo o deterioro familiar, social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.