Terapia individual--> Sexualidad--> Deseo y excitación

Descripción

Las dificultades más habituales de la sexualidad se caracterizan por una alteración en cualquiera de las fases de la respuesta sexual o por dolor asociado a la realización del acto sexual.

Definición

La característica principal del trastorno del deseo sexual es la ausencia o deficiencia de fantasías sexuales y de deseos de mantener actividad sexual. En el trastorno de la excitación sexual existe una incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener la respuesta de lubricación en el caso de la mujer, o una erección en el caso del hombre, propia de la fase de excitación y hasta la finalización de la actividad sexual. En ambos casos, deseo y excitación, estas alteraciones provocan malestar acusado y/o dificultades interpersonales.

En este bloque se incluirían el deseo sexual hipoactivo, el trastorno por aversión al sexo, y también los trastornos en el orgasmo y la eyaculación, dolor, disfunciones debidas a enfermedad médica o inducida por sustancias y también la disfunción sexual no especificada.

Diagnóstico

Dentro de los factores o variables específicas de cada persona, es importante determinar la posible presencia de factores orgánicos u otras patologías psicológicas responsables de la aparición del problema sexual, como sería el caso de la depresión, adicciones, etc.

Tratamiento

El tratamiento cuenta con varios pasos que van de la educación sexual a las indicaciones específicas en habilidades sexuales específicas. En algunos casos también podría indicarse un tratamiento farmacológico como complemento al psicológico. También es siempre recomendable poder combinar la terapia individual con la terapia de pareja.