Terapia individual--> Conductas disfuncionales--> Control de Impulsos

Descripción

El control de los impulsos permite vivir en sociedad, respetar unos a los otros, cumplir leyes, etc, pero el comportamiento impulsivo es frecuente en el ser humano. A veces se pierde el control de los impulsos como parte de la sintomatología de un trastorno mental, bajo los efectos de algunas drogas o en cuadros de demencia u otros trastornos neurológicos en los que se encuentra dañado el lóbulo cerebral frontal también se observa una desinhibición del individuo.

Definición

En el trastorno del control de los impulsos existe una dificultad para resistir un impulso, una motivación o una tentación para llevar a cabo un acto perjudicial. Se trataría de actos que se realizan sin reflexionar, como consecuencia de un impulso incontrolable, donde se evidencia la falta de control autorreflexivo o no surgen las inhibiciones voluntarias, lo que hace que no se tengan en cuenta las consecuencias de los hechos.

Diagnóstico

Tratamiento

Es importante realizar una evaluación clínica antes de iniciar el tratamiento para determinar el origen del trastorno y distinguirlo de posibles trastornos asociados. El tratamiento de este trastorno pretende que la persona aprenda a controlar los impulsos que le llevan a perjudicarse a si misma y a los demás y tratar posibles áreas que hayan podido quedar afectadas. Para ello se combinan técnicas de terapia psicológica individual y grupal, tratamiento farmacológico y neurofeedback,