Terapia individual--> Ansiedad--> Obsesiones-Compulsiones

Descripción

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un problema que actualmente afecta al 2% de la población mundial, a hombres y mujeres por igual. Una persona con TOC se da cuenta de que tiene un problema. Normalmente, sus familiares y amigos también se dan cuenta. La persona afectada suele sentirse culpable de su conducta anormal y sus familiares pueden enfadarse con él porque no es capaz de controlar sus compulsiones. Otras veces, en su deseo de ayudar, el entorno puede aparentar que los síntomas no existen, justificarlos o, incluso, colaborar en sus rituales (acción que se considera contraproducente).

Definición

El TOC es un síndrome psiquiátrico perteneciente al grupo de los desórdenes de ansiedad caracterizado por:

  • Obsesiones: ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que no son experimentados como producidos voluntariamente, sino más bien como pensamientos que invaden la conciencia y vividos como repugnantes o sin sentido. El enfermo realiza intentos para ignorarlos o suprimirlos, a veces sin conseguirlo.

  • Compulsiones: conductas repetitivas y aparentemente finalistas, con reglas en forma estereotipada. La conducta no es un fin en sí misma, sino que está diseñada para producir o evitar algún acontecimiento o situación futura. Por lo general, el individuo reconoce la falta de sentido de la conducta (no siempre en niños pequeños) y aunque le procure un alivio de su tensión, no obtiene placer en llevar a cabo esta actividad.

El pensamiento aparece dominado por una idea intrusiva o secuencia de ideas, que buscan apagar con comportamientos rituales, casi siempre muy caprichosos. Son plenamente conscientes de su trastorno, que es vivido como un malestar y puede estar asociado a un sentimiento de culpa o de vergüenza.

Existen 4 tipos básicos de obsesiones y provocan una serie de compulsiones:

  • De contaminación, seguida de lavado y/o evitación. Es el más frecuente.

  • De duda, seguida de comprobación.

  • De intrusión, sin compulsión.

  • De necesidad de simetría y precisión, con lentitud compulsiva

Las obsesiones religiosas o de acumulación (síndrome de Diógenes) son frecuentes en los pacientes obsesivos.

Diagnóstico

PAUTAS DIAGNÓSTICAS DEL TOC SEGÚN EL DSM-IV

Las obsesiones se definen por pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos e inapropiados y causan ansiedad o malestar significativos. Éstos no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real sino que la persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos. La persona reconoce que estos pensamientos, impulsos o imágenes obsesivos son el producto de sumente.

Las compulsiones se definen por comportamientos o actos mentales de carácter repetitivo, que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arrreglo a ciertas relgas que debe seguir estrictamente. El objetivo de estos comportamientos u operaciones mentales es la prevención o reducción del malestar o la prevención de algún acontecimiento o situación negativos. Pero éstos o bien no están conectados de forma realista con aquello que pretenden neutralizar o prevenir o bien resultan claramente excesivos.

En algún momento la persona reconcoe que las obsesiones o compulsiones resultan excesivas o irracionales, provocan malestar y representan una pérdida de tiempo (más de una hora al día).

Tratamiento

Las investigaciones clínicas y los experimentos que se llevan a cabo han generado información que ha favorecido el uso de tratamientos tanto farmacológicos como cognitivo-conductuales que pueden beneficiar a la persona con TOC. A un paciente le puede favorecer significativamente una terapia conductista (generalmente aquellos en los que predominan las compulsiones), mientras que otro puede beneficiarse de la farmacoterapia (normalmente recetada a pacientes en los que predomina un trastorno obsesivo incapacitante). Otros pueden usar tanto medicación como terapia conductista. También hay quien puede empezar con medicación para ganar control sobre sus síntomas y entonces continuar con terapia conductista. El tipo de terapia debe ser decidido por el psiquiatra o psicólogo clínico que diagnostique el trastorno