Terapia individual--> Ansiedad--> Fobias

Descripción

Las fobias representan el trastorno de ansiedad más frecuente y se calcula que de un 10 al 11% de la población sufre algún tipo de fobia. Es más frecuente en mujeres y las más comunes se producen hacia animales, ambientales y situacionales. La fobia específica es más frecuente que la fobia social y ambos trastornos son más comunes en mujeres. Es frecuente que se presenten asociadas la fobia social, fobias específicas y agorafobia, además se acompañan de baja autoestima y tendencia a presentar miedo ante las críticas.

Definición

La fobia es un miedo intenso, desproporcionado, irracional, fuera de control voluntario ante un objeto, actividad o situación temida, que provoca una evitación constante del. Tanto la presencia como la anticipación de la entidad fóbica produce malestar intenso en la persona afectada, que reconoce que es afectación es excesiva.

Diagnóstico

PAUTAS DIAGNÓSTICAS DE LAS FOBIAS SEGÚN EL DSM-IV

    1. Temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específica.

    2. La exposición al estímulo fóbico provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional o más o menos relacionada con una situación determinada..

    3. La persona reconoce que este miedo es excesivo o irracional.

    4. La/s situación/es fóbica/s se evita/n o se soporta/n a costa de una intensa ansiedad o malestar.

    5. Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar provocados por la/s situación/es temidas interfieren acusadamente con la rutina normal de la persona, con las relaciones laborales, académicas o sociales, o bien provocan un malestar clínicamente significativo.

    6. En menores de 18 años la duración de los síntomas debe ser de 6 meses como mínimo.

    7. La ansiedad, las crisis de angustia o los comportamientos de evitación fóbica asociados a objetos o situaciones específicos no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental, por ejemplo, obsesivo-compulsivo, estrés postraumático, ansiedad por separación, fobia social, angustia con agorafobia o agorafobia sin trastorno de angustia.

Tratamiento

El tratamiento puede incluir la farmacoterapia y la psicoterapia. El fármaco de elección es un antidepresivo (paroxetina o algún IMAO como la fenelcina). La psicoterapia más efectiva es la cognitivo-conductual (TCC).